¿Qué necesitas para dar clases de baile?

Posted by in Noticias

Cuando la pasión de alguien es bailar, y siente la necesidad de compartir esta modalidad de expresión corporal con otras personas, llega el momento de decidirse a dar el paso de convertirse en profesor de baile. Es posible que esta persona haya sido profesional del baile, o tenga formación al respecto. En cualquier caso, aquí indicaremos una serie de recomendaciones que vale la pena tener en cuenta para seguir ese camino.

Requisitos imprescindibles

La formación es vital. Si se ha sido bailarín, igualmente hay que disponer de titulación académica. En cualquier caso, hay que llevar a cabo una formación continua. Gracias a ella se deben adquirir más conocimientos y conseguir ser un profesor mucho más versátil y tener más alumnos repartidos en diferentes disciplinas.

Al decidirse a enseñar, hay que escoger, si se quiere trabajar por cuenta ajena o propia. Hay escuelas de baile, centros cívicos, asociaciones, escuelas, y muchos más lugares en los que se solicitan profesores, pero casi todas quieren que se les enseñe lo mismo, no hay lugar para la improvisación y la imaginación. Trabajar por cuenta ajena suele ser la opción más segura.

Trabajar por cuenta propia siempre es más arriesgado, pero se tiene más opción de enseñar cosas diferentes, y es posible que alumnos con otros intereses pregunten por las clases. Para ello, lo más probable es que se necesite un espacio donde impartir las clases, teniendo que buscar salas de baile en Barcelona donde tengan espacios disponibles que poder alquilar a este efecto.

Asistir a clases en grupo o de manera particular puede ayudar mucho. Si es en grupo, esta actividad será ideal para saber cómo manejarse con personas que tengan diferentes niveles y capacidades dentro de cada modalidad. Si las clases son individuales, pueden ayudar a perfeccionar tanto la forma como la estrategia.

Asistiendo a espectáculos de otros compañeros de profesión puede ser una manera de aprender. Además, apoyar a los compañeros que llenan los escenarios y formar parte de la comunidad artística es también importante a la hora de presentar un currículum.

También es necesario…

Para enseñar disciplinas de baile no solo es necesario tener una formación o ser parte de la comunidad. También hay que tener unas cuantas cualidades innatas que todo profesor debería tener.

La paciencia dicen que es la madre de la ciencia, pero también la del docente. Cada alumno aprende diferente, se deben entender las dificultades de cada uno y ayudarles a superarlas.

Dominar el baile, la pericia, es esencial. Un profesor debe saber bailar pero también se le tiene que dar bien.

La dedicación y la pasión por el baile son imprescindibles. Querer que los alumnos compartan esa visión del baile es primordial para transmitirla. Dar un pequeño empujón a aquellos que más les cuesta para que sigan avanzando puede marcar la diferencia, pero en su justa medida y reconociendo los méritos a aquellos que lo merezcan.

Y, por último, se debe ser disciplinado, conseguir controlar a los alumnos y mantener el nivel de aprendizaje.

Si se cumplen estos requisitos, ser profesor de baile sería una buena opción laboral.