¿Jamón cortado a cuchillo o a máquina?

Posted by in Noticias, Novedades

Que el jamón es una auténtica delicia gastronómica es algo que nadie pone en duda, ya que se trata posiblemente del alimento más famoso de nuestro país, que ha llegado prácticamente a todas las partes del mundo. No hay nada como comprar jamones ibéricos de bellota y disfrutarlos con un poco de aceite de oliva y una rebanada de pan casero, ¿verdad?

Lo que sí que provoca dudas es el tipo de corte del jamón, que puede ser a cuchillo o a máquina. Ambos estilos, como no podía ser de otra forma, tienen sus defensores y sus detractores, y también hay personas a las que realmente les da exactamente igual.

Nosotros somos de los que creemos que efectivamente, sí que hay diferencias notables respecto al corte de jamón a cuchillo o a máquina. Todo dependerá de los gustos de cada persona, y aunque nosotros nos vamos a guardar el nuestro, sí que vamos a hablar de las diferencias que existen entre cada tipo de corte. ¿Te interesa? Pues toma nota, comenzamos.

Diferencias entre el corte a cuchillo y a máquina

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el loncheado o el corte del jamón es fundamental para poder disfrutar al máximo de él, así como para conseguir la mejor presentación posible. Un jamón mal cortado perdería gran parte de su encanto.

Esto hace que si no tienes la técnica ni los utensilios necesarios en casa para cortar el jamón correctamente, sea más recomendable comprar el jamón ya loncheado en la tienda, ya que esta será la única manera de asegurarte que estará bien cortado y que podrás disfrutarlo al máximo.

Claro esto, hay que destacar que las diferencias entre el corte de jamón a cuchillo o a máquina son mucho menos apreciables de lo que puede parecer en un primer momento. Únicamente aquellas personas que son verdaderas expertas jamoneras consiguen notar las diferencias.

Aunque normalmente está mejor valorado el corte a cuchillo, también hay que destacar que es mucho más complicado. ¿Por qué? Pues porque cada loncha deberá tener la longitud y la anchura perfecta, ya que de lo contrario se considerará que no se ha cortado correctamente.

La loncha de jamón debe contar con el suficiente grosor como para que se pueda apreciar su sabor, pero también lo suficientemente fina como para conseguir que la grasa de deshaga poco a poco en la boca.

Para ello es indispensable contar con un cuchillo de calidad y que esté perfectamente afilado, ya que de lo contrario conseguir un buen corte será una tarea más que complicada, cerca de lo imposible.

En cambio, para el corte a máquina, aunque la experiencia también suma, los cuidados serán mucho menores. Es más fácil, ya que basta simplemente con colocar el jamón correctamente en la máquina, aplicarle el grosor adecuado, y proceder al corte.

Como hemos comentado, cada tipo de corte tiene sus pros y sus contras, pero en cualquier caso, lo cierto es que el sabor será espectacular, por lo que nosotros nos quedamos con los dos.