Cómo distribuir las cocinas pequeñas y alargadas

Posted by in Noticias

Las casas actuales no suelen contar con habitaciones con mucho espacio, por lo que es muy común encontrar cocinas de pequeño tamaño y forma alargada. Este tipo de distribución puede parecer todo un desafío a la hora de decorar, pero lo cierto es que existen muchos trucos que puedes emplear para sacarles todo el partido posible.

Si en tu casa dispones de una cocina de estas características, no te preocupes, pues tiene fácil solución. Aquí tienes una serie de consejos que puedes seguir si quieres dar una mayor sensación de amplitud a esta zona de tu casa.

Cómo decorar una cocina estrecha y de pequeño tamaño

Instalar una buena iluminación

Una de las cosas en la que suele pecar esta clase de cocinas es la iluminación. Su forma alargada a veces impide que la luz llegue de forma uniforme a todos los rincones. Por ello, debes asegurarte de colocar un potente halógeno que dé un punto de luz general y focos más concretos en las diferentes zonas de trabajo, como el fregadero o los fogones.

Utilizar colores en tonos claros

Aunque es un consejo bastante obvio, no debes olvidar que los colores claros aportan una mayor sensación de espacio. Por ello, lo mejor es que escojas muebles de cocina con tonos luminosos que ayuden a aportar amplitud. Puedes contrastar la decoración con elementos en colores más llamativos que aporten un toque más divertido y original. Además, también puedes emplear superficies y detalles brillantes que ayuden a dar más luminosidad.

Aprovechar al máximo el espacio

Ya que tu cocina no dispone de mucho espacio, debes elegir muebles que aprovechen cada uno de los centímetros disponibles para un correcto almacenamiento. Algunas de las soluciones que hay en el mercado son muebles que disponen de baldas en la parte posterior de las puertas e incluso extraíbles que aprovechan el fondo de los armarios. Además, los muebles a medida siempre son unas buenas opciones cuando se quiere aprovechar cada rincón.

Hacer uso de las paredes

Siempre puedes usar las paredes para colgar cosas que no tienen cabida en ningún otro lugar. Por ejemplo, puedes colocar baldas para ordenar las diferentes especias o poner una serie de ganchos en los que colgar las tazas que usas de forma más habitual.

Colocar un práctico comedor

Una de las situaciones que se suelen dar en las cocinas alargadas es la falta de aprovechamiento de alguno de los espacios. Por ello, puedes emplear uno de los laterales para colocar una pequeña mesa plegable que haga las veces de improvisado comedor. Puedes acompañarla con sillas plegables o unos prácticos taburetes de diseño.

Emplear un estilo minimalista

A pesar de todo, intenta no sobrecargar el espacio con numerosas cosas, ya que lo único que puedes conseguir es crear una sensación de agobio y mayor estrechez. Por esta razón, intenta seguir siempre la filosofía del menos es más, tan utilizada por los defensores del conocido estilo minimalista. Puede ser difícil en un espacio que necesita de tantos utensilios como la cocina, pero siempre puedes lograrlo, guardando la mayor parte en los correspondientes armarios.