¿Cortinas de ducha o mamparas?

Posted by in Novedades

Una de las principales dudas que surge a la hora de vestir y decorar un cuarto de baño, está directamente relacionada con apostar por las mamparas de ducha o por las clásicas cortinas. De hecho, es muy posible que tú también hayas tenido que pasar por esta situación en algún momento.

Si te encuentras en esta situación, este post te interesa, ya que te vamos a dar una serie de consejos sobre cuándo apostar por las mamparas y cuándo por las cortinas. Toma nota, ¡comenzamos!

¿Baño pequeño? Apuesta por las mamparas

Las mamparas son unas de las mejores aliadas en cuanto a la decoración de baños pequeños se refiere. ¿Por qué? Pues porque son mucho más luminosas y aumentan la sensación de amplitud, algo fundamental cuando se trata de baños excesivamente pequeños.

También son una opción mucho mejor cuando se trata de vestir duchas o bañeras con hidromasaje, ya que con la mampara te asegurarás que no salpicarás ni saldrá agua hacia afuera. A nivel estético también se muestran como una opción más a tener en cuenta, aportando calidad al diseño.

El único contra que ofrecen las mamparas respecto a las cortinas es que resultan más difíciles de mantener, aunque esto es algo que se puede solucionar sin problemas si seguimos unos tips de limpieza básicos. Si la limpieza es tu mayor preocupación, te recomendamos que apuestes por una mampara con superficie lisa, ya que resultan mucho más fáciles de limpiar.

¿Baños infantiles? Prueba con la cortina

Las cortinas son una muy buena opción para baños infantiles, ya que resultan más fáciles de abrir y te garantizan que los peques no tendrán ningún problema a la hora de salir. Además hay cortinas con diseños infantiles enfocados a los peques, que les conquistarán y confeccionarán un baño realmente infantil, aportando personalidad y estilo.

Al decorar baños muy grandes las cortinas también pueden ser unas buenas aliadas. ¿Por qué? Porque irán en sintonía con el resto de la decoración y serán más fáciles de encajar.

Por último y como gran ventaja hay que destacar el precio de las cortinas, que es mucho más económico que el de una mampara. Esto en la mayoría de casos suele ser la principal opción para aquellas personas que apuestan por la cortina.

Aunque a su precio más económico, también hay que restarle que las cortinas se estropean mucho antes que las mamparas, por lo que tendrás que cambiarlas casi con total seguridad.

En cualquier caso, te recomendamos que a la hora de apostar por una opción u otra, elijas la que a ti más te guste y la que creas que encaja mejor con tu personalidad, y también con la decoración de tu cuarto de aseo, por supuesto.

Cualquiera de las dos opciones debería ser buena, y si las mantienes adecuadamente y tomas las precauciones necesarias, conseguirás que encajen a la perfección y que te aporten ese plus de calidad y comodidad que tanto llevas buscando. Hazte ya con tu mampara o con tu cortina y dale a tu cuarto de aseo el estilo que se merece.