5 Consejos para prevenir las quemaduras del sol en la playa

Posted by in Noticias, Novedades

El sol es fuente de calor y luz. Tiene efectos beneficiosos sobre el crecimiento de las plantas, la salud de los animales y de nosotros mismos. Nos ayuda a producir vitamina D, la cual es indispensable para mantener la densidad en los huesos del esqueleto.

Pero, tomar el sol sin la adecuada protección puede causar un envejecimiento prematuro, quemaduras dolorosas, manchas y cáncer de piel, efectos causados básicamente por la radiación ultravioleta (rayos UVA y UVB).

¿Cómo defenderte del sol?

Existen muchas maneras de evitar la exposición excesiva al sol. Así, logramos obtener sus efectos beneficiosos y un atractivo bronceado sin lesionar nuestra piel. Lo básico es garantizar que tomar el sol no sea una experiencia dañina. Para ello se recomiendan las siguientes medidas.

Limita la exposición

Se trata aquí de disminuir el tiempo o la intensidad de los rayos sobre la piel. Evita tomar el sol entre las diez de la mañana y las dos de la tarde, cuando los rayos solares inciden de manera más vertical.

Limita el tiempo al sol: la piel tiene una protección natural que dura entre 10 y 30 minutos dependiendo de su color. Las pieles más claras, después de 10 minutos, comienzan a lesionarse. Para los bebés hay que extremar precauciones ya que el tiempo es de 5 minutos. En cambio, las pieles oscuras llegan a 30 o 40 minutos.

Cremas solares

Aquí encontramos el concepto de factor de protección solar o SPF. Te indica el tiempo en que podemos exponernos al sol sin dañar la piel. Para realizar este cálculo se multiplica el factor de protección de la crema solar por el tiempo de protección natural de la piel. Por ejemplo, si eres de piel muy clara la protección natural dura 10 minutos y al usar una crema con SPF de 20, tu piel estará protegida por 200 minutos.

Las cremas solares BIO de Naturality vienen con diferentes factores de protección, son biodegradables y no contienen parabenos ni nanopartículas. Es conveniente aplicarte la suficiente cantidad de crema solar. Para un adulto puede calcular por ejemplo: cuatro cucharadas grandes cada vez. Debes repetirlo después de sudar o bañarte.

Protección interior

Otras medidas que puedes tomar son: mantenerte hidratado y consumir con anterioridad y durante la temporada de exposición al sol, alimentos ricos en antioxidantes como la vitamina E, el licopeno, el betacaroteno o los polifenoles. Estos compuestos se encuentran en las frutas y los vegetales de hoja verde, y los vegetales amarillos como la calabaza y la zanahoria.

Utiliza ropas adecuadas

Especialmente cuando practiques actividades al aire libre como deportes o senderismo. Toma en cuenta que no todas la fibras textiles protegen igual. Por ejemplo, el algodón de una camiseta tiene un factor de protección 5, mientras que hay ropas cuya tela tiene un UPF (cantidad de luz ultravioleta que penetra la tela) de 40 o más.

Accesorios

Usa sombreros de ala ancha que den sombra en la cara y la nuca, y gafas de sol homologadas, que lleven la marca CE (Comité Europeo) lo que garantiza que protegen del resplandor.

Disfruta de tus vacaciones, del sol y del aire libre, pero protégete: tu piel te lo agradecerá.